miércoles, 22 de julio de 2015

User stories, un punto de partida para los requisitos

Historias de usuario, user stories, requisitos, necesidadesLas historias de usuarios (User Stories) constituyen una de las técnicas de documentación de requisitos más ampliamente utilizada dentro del entorno Agile. Una descripción del requisito en una o dos frases escritas por el usuario.


En el contexto de las prácticas de CMMI se aplican, esencialmente,  para identificar las necesidades del cliente en la Definición de los requisitos (RD), ayudan fácilmente a la gestión de cambios en la Gestión de los requisitos (REQM) y ayudan a la estimación y planificación de tareas y compromisos para la Planificación del proyecto (PP).


Una historia de usuario define “quién” - hace “qué” – “por qué”. Una forma muy simple de explorar el requisito en tiempo, sobre el entendimiento de lo que es necesario para determinar lo que se debe hacer. Cumple con principios básicos de Agile: no implica costos para el equipo, es fácil de entender y de compartir. De una manera sencilla, que no envuelve mayor tiempo y costos, los clientes y el equipo establecen un entendimiento común de lo que se debe hacer.

Origen del requisito

Son un punto de partida para el trabajo de definición de los requisitos. En el momento que deba ser considerada una historia de usuario por el equipo, es tiempo de un análisis riguroso y llegar a un entendimiento completo. Contienen la esencia de lo que se quiere pero no llegan a nivel de detalles.

Indican todo el trabajo que se debe hacer. Esos recordatorios en su momento son atendidos para poder priorizar, reorganizar, dividir, modificar o depurar las necesidades. Cuando sea el momento serán trabajados para detallar la información.

El éxito con las historias de usuario es mantenerlas simples. Es un mecanismo de comunicación primario para el proyecto. Es un medio para lograr el resultado, no constituye el resultado en sí. Capturan la conversación sobre el trabajo que se desea y la forma más eficiente es realizarlo en persona, no a través de documentos y correos que consumen tiempo al escribirlo y luego leerlos.

Valor para el negocio

El “por qué” de las necesidades es parte de las historias de usuario, reflejan el valor para el negocio. Ya sea porque se requiere reducir costos, atraer un mercado, hacer un proceso eficiente o generar ingresos la justificación del valor, sobre todo que pueda monetizarse, permite fácilmente definir las prioridades.

El ejercicio de cuantificar el valor de una historia de usuario debe ser como la estimación de esfuerzo para el trabajo. Aunque existen situaciones donde las historias de usuario no pueden ser fácilmente cuantificables en valor, su beneficio existe pero es intangible y simplemente debe hacerse. Si una persona no encuentra una razón para desear algo, posiblemente no existe una necesidad de hacerse.

Las historias de usuario no hacen el producto, ni constituyen el requisito pero es el mejor punto de arranque para entender y decidir el trabajo a realizar. Su imperfección las hace perfectas para lograr los resultados.