miércoles, 30 de mayo de 2012

Guías generales para documentar requisitos

La adecuada definición de requisitos es fundamental para un buen resultado en los productos que se desarrollan o los servicios que se ofrecen. El 60% de los defectos presentes en un producto están asociados con una mala definición de los requisitos. Por ello es importante trabajar para obtener una adecuada definición que soporte la creación de un producto o servicio correcto y bien.



El modelo CMMI establece en las prácticas del área de proceso RD los elementos para establecer y validar los requisitos del cliente, producto y componentes del producto. En particular la meta específica 3 se enfoca en revisar y validar que la definición de requisitos sea correcta y en cierta forma es entrada para que con las prácticas del área de proceso de REQM se tengan requisitos aceptados y entendidos adecuadamente antes de comprometerlos.



Guías para documentar los requisitos
Adicionalmente a las características deseables que se deben verificar en un requisito, como se presentó previamente en otra entrada de este blog: completo, consistente, correcto, modificable, claro, necesario, priorizado, factible, verificable y trazable; es importante tomar en cuenta las siguientes reglas generales:

  • Cada requisito debe tener asociado un identificador único que facilita su rastreo.
  • Las frases deben ser simples, concisas, escritas en voz activa y con una adecuada redacción y puntuación.
  • Utilizar términos de manera consistente y definirlos en un glosario o diccionario
  • Considerar tanto el punto de vista del cliente como del desarrollador, todo debe estar escrito sin necesidad de mayor clarificación.
  • Establecer un requisito cada vez, evitar frases con múltiples requisitos o combinaciones que son difíciles de mantener y probar.
  • Evitar redundancia y mantener el mismo nivel de detalle para todos los casos.
  • Establecer lo que debe hacer o desea, no cómo lo debe hacer.
  • Indicar el sujeto claramente, sin utilizar pronombres, y cuidar el uso de adjetivos y adverbios que pueden ser ambiguos.
  • Evitar frases débiles como: adecuado, como mínimo, aplicable, fácil, apropiado, oportuno, práctico, efectivo, normal, no limitado a, habilitado para o provisto para.
Estos elementos deben ser considerados por los que establecen los requisitos, integrados en los elementos de la lista de verificación para realizar las revisiones entre pares y eventualmente validados con el cliente, con el apoyo de mecanismos efectivos que permitan asegurar que lo que se espera crear es lo que el cliente entiende y necesita.