martes, 14 de septiembre de 2010

Mitos y realidades sobre Aseguramiento de calidad

Aseguramiento de calidad, según el modelo CMMI, es un medio planificado y sistemático de garantizar a la gerencia que los estándares, prácticas, procedimientos y métodos definidos para el proceso son aplicados. Es una herramienta fundamental para el logro de la institucionalización de los procesos y es base para el seguimiento de la implantación de los procesos como parte del proyecto de mejora. 

Aseguramiento de calidad
El grupo o responsable de QA es una función estratégica en la organización. En su aplicación, las organizaciones, adoptan diferentes mecanismos de acuerdo con sus necesidades, pero en muchas ocasiones se asumen u obvian ciertos elementos que son críticos para el éxito de la actividad. A continuación analizamos algunos de estos. 
  • El QA debe “ser independiente”, en realidad se debe garantizar la objetividad mediante el uso de un criterio de revisión y aunque la independencia puede ayudar a la objetividad no es indispensable. 
  • QA es “responsable de los defectos en el producto”, las revisiones de QA están orientadas a identificar desviaciones en el proceso que pueden ayudar a disminuir los defectos en el producto pero no es un mecanismo para identificar defectos. 
  • El QA “revisa el producto final”, el beneficio de las revisiones de QA se obtiene cuando participan activamente durante todo el ciclo de desarrollo del producto. Incluso los resultados son mucho más evidentes mientras más temprano se involucra para que realmente sea un aseguramiento, a diferencia de una actividad de control de calidad.
  • El QA es el “policía de procesos”, aunque su función es revisar el cumplimiento del proceso su intención va más hacia asegurar que el proceso adecuado es el que se está utilizando y contribuir a alcanzar los objetivos del negocio. Se debe ver más como un asesor de procesos que como un revisor, aunque como buen maestro si las cosas no se hacen pues llega el “regaño”. 
  • El QA es “un auditor duro y cuadrado”, es importante que la función de aseguramiento de calidad se realice por una persona con conocimientos de la operación de la organización, con experiencia técnica y administración de proyectos que puede hacer una valoración sobre lo que funciona en el proyecto y analizar y proponer variantes efectivas para lograr los resultados que se tienen. Algo que no se debe perder de vista es la flexibilidad ante situaciones específicas, antes de ser auditor debe ser un asesor. 
  • El QA es un “obstáculo del desarrollo, un enemigo del proyecto o el espía de la gerencia”, cualquiera de esos planteamientos demuestra una falta de entendimiento de las funciones de aseguramiento de calidad. Se debe comunicar a la organización cuales son las responsabilidades y beneficios de QA pero también que lo vean como un aliado para facilitar el uso del proceso en beneficio del negocio. 
  • El QA es un “mecanismo de inducción de nuevos recursos a la organización”, para hacer fracasar una estrategia de QA lo primero que debemos hacer es asignar estas responsabilidades a los recursos de reciente ingreso. El QA requiere seguridad, respeto, aceptación y respaldo de los equipos de proyectos. Una persona inexperta, aunque tenga las mejores intenciones, fracasará en este sentido. 
Para lograr el éxito en la aplicación de QA mucho tiene que ver el proceso y las reglas que se definan, pero en gran medida está la capacidad, conocimiento y disposición de las personas que desempeñan esta función. Una buena formación y comunicación sobre estas funciones pueden marcar la diferencia entre el éxito o fracaso del proyecto de mejora. Las prácticas requeridas para esta función se integran en el área de proceso de PPQA.