miércoles, 23 de marzo de 2011

Análisis de causas

El análisis de causas de problemas es una herramienta utilizada en la mejora de procesos. En el modelo CMMI se considera como una práctica altamente efectiva para identificar e implantar iniciativas de mejora en los procesos. Se puede encontrar a diferentes niveles desde subprácticas en IPM, prácticas en QPM y área de proceso en CAR, lo que implica que la práctica va madurando en la medida que se tiene mayor conocimiento del proceso.

Como parte de las actividades de gestión de proyectos se identifican problemas sobre los cuales se requiere buscar una solución. Una herramienta efectiva que ayuda a identificar las causas de los problemas es el diagrama causa-efecto. Las acciones resultantes pueden aplicarse en el proyecto con el fin de eliminar los problemas o evitar que se puedan presentar nuevamente en el futuro. 

Análisis de causas en CMMI

El diagrama causa-efecto, espina de pescado o Ishikawa es una herramienta ampliamente utilizada para facilitar el análisis de problemas y sus soluciones. Permite mostrar las relaciones de causas en torno a un problema representado en el eje central. Esta herramienta facilita el entendimiento de las causas de un problema y con ello obtener la solución del mismo, enfocado en su origen y no solamente en atender los síntomas. 

En el área de proceso de IPM el análisis de causa es una de las subprácticas que se sugieren utilizar como parte de la gestión del proyecto con base en los planes y el proceso definido. De tal manera que, los asuntos o problemas recurrentes que requieren acciones correctivas pueden ser evaluados para identificar sus causas y evitar que afecten el logro de los objetivos del proyecto para así mejorar los resultados y prevenir que se vuelvan a presentar en el futuro. 

En el caso de QPM una de las prácticas específicas ,que se espera sea considerada para garantizar la gestión cuantitativa del proyecto, establece la realización de análisis de causas de problemas que permitan identificar deficiencias en el logro de los objetivos de calidad y rendimiento definidos para el proyecto. En este caso el uso y entendimiento de los modelos predictivos y la capacidad del proceso permiten seleccionar los problemas a considerar, identificar las posibles soluciones, predecir los posibles resultados y evaluar las acciones potenciales a implementar. Por lo que la efectividad de las acciones de mejora para corregir las causas de los problemas es mucho mayor en este caso, que el nivel que se obtiene en IPM.  

El análisis de causa es la base del área de proceso de CAR. Aquí el análisis de causas de los problemas y defectos se enfoca en identificar acciones que permitan prevenir que los problemas se presenten en el futuro y afecten la capacidad del proceso, entendido en términos estadísticos y cuantitativos. Para lograr esto se requiere un enfoque proactivo que implemente esta práctica durante ejecución del proyecto y eventualmente los resultados pueden compartirse al resto de la organización. 

Aunque puede aplicarse en diferentes situaciones, el objetivo principal de las prácticas descritas en CAR se orientan a los elementos del proceso controlados cuantitativamente y que pueden evaluar la efectividad de las acciones propuestas en los resultados a futuro, considerando los modelos predictivos y las líneas base de rendimiento del proceso en beneficio de los objetivos de calidad y rendimiento establecidos. Finalmente lo que se busca es mejorar los resultados, actuando sobre los elementos que pueden proporcionar beneficios al proceso y distinguirlos de los que no ofrecen esos resultados. 
Safe Creative #1103248799695