miércoles, 24 de junio de 2015

Procesos, BPM y CMMI

proceso, BPM, CMMI

BPM ha revolucionado en cierta forma la gestión de las organizaciones, centrando el enfoque hacia los procesos. CMMI por su parte tiene años promoviendo mejores prácticas en la industria que facilitan la mejora de procesos. 


Entender cómo se relacionan puede contribuir a un mejor resultado en las actividades esenciales de las empresas y por tanto incidir en su crecimiento.


Proceso

En términos generales, un proceso es el conjunto interrelacionado de actividades que transforman las entradas en determinadas salidas que permiten cumplir con los objetivos establecidos. Es lo que las personas hacen para lograr los resultados que se esperan, no necesariamente está escrito para poder realizarse.

El proceso cuando es definido y documentado, permite que pueda ser gestionado y entender las variaciones que se producen para tomar acciones que mejoren los resultados esperados. El proceso es lo que se hace, no necesariamente lo que se dice que se debe hacer.

De todos los procesos existentes, los procesos de negocio son aquellos que dan soporte a la estrategia de la empresa. El análisis de esos procesos permite mejorar la efectividad operativa y establecer acciones para mejorar el rendimiento. El objetivo es contar con procesos medibles, eficientes y alineados con las estrategias empresariales.


BPM, hacia la gestión por procesos

BPM (Business Process Management) es el modelo de negocio que se centra en la gestión de los procesos. Se ve la organización como un sistema donde los procesos transversales interactúan con diferentes áreas y estructuras de la organización. Cambia el enfoque de la gestión de áreas, a la gestión de los procesos en los que intervienen y su relación en la empresa.

BPM establece técnicas y disciplinas para identificar, controlar y mejorar los procesos de negocio en un todo unificado para un mayor entendimiento de la operación de la empresa. Los procesos constituyen una ventaja competitiva y la flexibilidad en su gestión facilita la transformación operativa que permite anticiparse y diferenciarse de la competencia. BPM combina la gestión con la tecnología para facilitar la operación y la toma de decisiones.

En la gestión de procesos se trabaja en: 

  • modelar y diseñar los procesos, 
  • automatizar e integrar la información y las tecnologías, 
  • para finalmente monitorizar y mejorar continuamente los procesos y los resultados. 

Con el cambio de enfoque se logrará llegar a la gestión por procesos soportadas en: 

  • la arquitectura empresarial, 
  • la alineación de la estrategia empresarial y los procesos, y 
  • la articulación de los sistemas de gestión y procesos.

CMMI y los procesos

CMMI como modelo de procesos contribuye en la etapa de definición y mejora para la gestión de procesos. Las prácticas establecidas en las áreas de proceso del modelo contribuyen a identificar actividades que se deben mejorar o considerar para lograr determinados resultados. Es un apoyo para lograr que la organización se beneficie de lo que la industria hace actualmente, no para afectar sus resultados.

Existen muchos más elementos en la organización a tomar en cuenta de los que propone CMMI. Es importante tener un enfoque integral y considerar todos los procesos para una gestión de procesos efectiva. No tomar en cuenta los procesos existentes es como tratar de empujar un coche con una sola rueda, solo las prácticas que propone CMMI.

BPM permite tener un enfoque integral orientada a optimizar la capacidad empresarial soportado por sus procesos fundamentales. El modelo CMMI puede hacer su aportación y contribuir con esos resultados. Es parte del proyecto que lleva hacia la gestión por procesos.