miércoles, 11 de febrero de 2015

CMMI para mejorar o evaluar

CMMI para evaluar

El intento de perseguir la calificación en lugar de la mejora en sí es muchas veces el objetivo de las empresas. Para ello involucran personal lo cual es un gasto, afectan la productividad y el margen de ganancias, todo ello definitivamente no contribuye a mejorar el negocio que en fin de cuentas es la razón del esfuerzo. No es tener un negocio calificado sino que sea un mejor negocio y por ello sea reconocido.


Hillel Glazel en su ensayo “Ten Missing Links to CMMI Success”, en el libro CMMI for Development v1.3 editado por Addison Wesley, identifica diez consideraciones esenciales que no se toman en cuenta en el momento de adoptar el modelo. Como resultado se puede obtener una “certificación” en algún nivel, lo cual es lo de menos porque más pronto que tarde al menor pretexto será olvidado, para seguir haciendo las cosas de la misma o peor manera en que se hacían.


Consideraciones que no debe olvidar al implementar CMMI


CMMI ayuda a mejorar los resultados en tiempo, costo y/o calidad. Si ese no es el resultado que se está logrando pues vuelva al principio y busque la necesidad de lo que debe mejorar. El modelo sólo da un punto de referencia, la cultura y liderazgo en la organización son los que deben conducir a lograr los cambios para mejorar los resultados. Una evaluación es el resultado de esos cambios no los provoca.

CMMI por sí sólo no hará mejorar las cosas. El conjunto de buenas prácticas no son suficientes, permiten alcanzar resultados similares a otras empresas que las han utilizado. Pero el contexto y formas son diferente para cada organización, y los beneficios que de ellas se pueden obtener. Una dieta puede dar buenos resultados, pero no para todos los casos.

CMMI es un medio, no es el objetivo. La organización necesita cambios, mejorar los resultados. CMMI no es el objetivo, o no debe serlo, para una organización. Ofrece formas para mejorar los resultados pero no es un fin en sí mismo. CMMI sólo tiene sentido cuando se adapta a la forma de trabajo existente, no al revés. Lo utilizo para mejorar lo que hago, no lo hago mejor simplemente porque lo utilizo.

CMMI ayuda a mejorar, no define el trabajo. Primero es fundamental conocer cómo se está haciendo y luego identificar en que forma CMMI ayuda a mejorar lo que actualmente se hace. Lo que se hace debe tener un significado para la organización, si hay algo en CMMI que lo enriquece eso es parte de un proceso de mejora.

Es esencial verlo como un sistema, como las partes contribuyen al todo de manera natural. En ocasiones se intenta acomodar los roles y grupos a las funciones y áreas de proceso del modelo, fragmentando actividades, dividiendo procesos reales y renombrando actividades creando un enorme rompecabezas que desde una perspectiva global no tiene valor ni relación. Pretender asumir que CMMI el que da sentido a la organización es desechar lo que ya está dando resultados.

CMMI es el modelo no los procesos, los procesos que se ejecutan en la organización son la realidad. El modelo es una representación de la realidad y pretender ajustarse al modelo es como vivir en un mundo ideal. La realidad está en los procesos que se ejecutan actualmente, estén o no relacionados con CMMI. Es importante identificar como esa realidad se relaciona con el modelo, entender e interpretar cómo el modelo propone ideas y en qué forma se puede beneficiar para ajustarse. Los intentos de parecerse al modelo tienen consecuencias desastrosas como los esfuerzos humanos de parecerse a las figuras de Barbie y Ken.

Abandonarse al modelo para lograr la evaluación es abandonar a la organización con la falsa intención de lograr la mejora.