martes, 16 de febrero de 2010

SPI Manifesto: Conocer la cultura, enfocarse en las necesidades y motivar a todo el personal.

Es fundamental alinear las iniciativas de mejora y la cultura de la organización. Los valores de las personas se establecen desde la niñez y definen el comportamiento de los individuos como parte de un grupo. Por otra parte, la aceptación de los procesos está asociada con la participación del personal en su definición. La cultura de la organización es parte del comportamiento de los empleados y es expresada a través de las normas que se utilizan para determinar las actitudes o comportamientos apropiados o inapropiados, así como las interacciones que se establecen. Para lograr implementar la mejora de procesos, el conocimiento de la cultura organizacional permite obtener compromiso y evitar la resistencia. El desconocimiento de las prácticas internas de la organización y de los principios, cualidades y comportamiento deseable por los miembros, muchas veces profundamente arraigados, puede provocar conflictos y resistencia al cambio si son ignorados. Los procesos definidos por un grupo especializado en definición de proceso no son aceptados por el personal, a menos que reflejen la experiencia de los expertos involucrados en las tareas que se quieren definir. Estimular a los especialistas para que identifiquen las habilidades y competencias para alcanzar un beneficio. La motivación y apoyo de la gerencia es imperativo. También hay que considerar el uso de incentivos para reconocer los resultados y cuidar la coordinación y cooperación entre todos los niveles, lo cual permitirá un proceso aceptado y el compromiso de todos. Proporcionar los recursos necesarios como: formación, equipo y asesoría personal a todos los que utilizan el proceso; requieren tiempo para entender y aceptar el propósito del mismo. Referencia SPI Manifesto Ver 1.2.2010