martes, 8 de marzo de 2016

Perspectivas CMMI

Evolución CMMI

El modelo CMMI con el tiempo ha tenido diferentes cambios y ha sido de interés en el contexto de las organizaciones de tecnología como un referente de mejores prácticas para la industria. 


En los últimos 30 años ha recorrido un largo camino para promover una nueva cultura de calidad y mejores resultados para las organizaciones. ¿Qué ha pasado y cómo ha evolucionado el modelo? ¿Hacia dónde van las acciones en los próximos años?


Antecedentes en CMM

El Software Engineering Institute (SEI) inicia el trabajo con los modelos de madurez y capacidad (CMM) en los años 80's sobre la premisa de que la calidad de un producto es altamente influenciada por la calidad del proceso utilizado en su desarrollo. La primera versión publicada del modelo CMM for Software fue publicada en el año 1993 y dada a conocer en el libro rojo "The Capability Maturity Model: Guidelines for Improving the Software Process".

Las organizaciones de tecnología y en particular los contratistas del Departamento de Defensa (DoD) y Gobierno de los EE.UU. comenzaron a adoptar las prácticas propuestas en el modelo y demostrar mejores resultados en la ejecución de los proyectos. EE.UU. y la India fueron países pioneros en su adopción y rápidamente escalaron los niveles de madurez para posicionarse entre los primeros en alcanzar el máximo de la escala de cinco niveles. 

Al mismo tiempo comenzaron a aparecer modelos similares, orientados a objetivos específicos diferentes al desarrollo de software. Los modelos enfocados a las adquisiciones, ingeniería de sistemas e integración de soluciones complementaban el panorama de los modelos de madurez y capacidad. El proyecto CMM Integration se creó a inicios del 2000 para resolver el problema del uso de múltiples modelos.


La Era CMMI

El primer modelo CMMI se publica en el año 2002 como la versión 1.1 y estaba completamente orientado al desarrollo de productos, sin limitar su contexto al software con lo que permite un uso más amplio. Integraba los modelos de desarrollo, integración e ingeniería de sistemas. Hasta el año 2005 coexistieron los distintos modelos para permitir la adopción del nuevo enfoque integrado. Es a partir de ese año que queda como único referente CMMI y el método de evaluación nombrado como SCAMPI.

En el año 2006 se actualiza el modelo a la versión 1.2 y comienza a trabajarse con las diferentes constelaciones. En ese año se publica CMMI for Development, en el 2007 CMMI for Acquisition y en el 2009 CMMI for Services con lo que se completa la triada de modelos actuales. Durante ese periodo el modelo está ampliamente consolidado a nivel mundial y países como China y España entran a la jugada compitiendo en posiciones con EE.UU. y la India. 

La última actualización del modelo fue en el 2010 para las tres constelaciones a la versión 1.3. El objetivo principal de los cambios era asegurar la consistencia entre los tres modelos y enfocarse particularmente en mejorar el contenido para las prácticas de alta madurez. Posterior a esa publicación, en el año 2012 el SEI que había sido por más de 30 años el promotor del modelo decide transferir la propiedad a una nueva empresa creada expresamente para comercializar el modelo, se funda el CMMI Institute.


Nuevo CMMI

Actualmente el modelo sigue activo y generando interés en las organizaciones según las estadísticas publicadas del cierre del 2015. La existencia de diferentes enfoques y perspectivas para el desarrollo y ofrecimiento de servicios, parece competir o separarse del paradigma inicial donde se asocia el proceso utilizado y su incidencia en el resultado que se obtiene. Se habla de un proyecto "Next Generation" que puede posicionar y atraer mayor interés en la adopción de estas prácticas. 

Por el momento, después de tres años de creado el CMMI Institute anunció su adquisición por parte de ISACA; la asociación no lucrativa que se ha reconocido en los últimos 50 años por la contribución al desarrollo profesional y de estándares, prácticas y conocimiento de gobierno, riesgos y seguridad en tecnologías de la información. Posiblemente la nueva integración contribuya a fortalecer y expandir mucho más el mercado con nuevas propuestas de valor para la comunidad de procesos y con buenas prácticas para la industria, "un enfoque integral, centrado en los productos y servicios de ingeniería y operación".