jueves, 5 de junio de 2014

SSD una extensión a considerar

CMMI establece entre los componentes del área de proceso las extensiones. Este no está presente en todas las constelaciones pero se prevé como un elemento posible que se puede considerar, en caso de requerirse.

Una extensión son componentes del modelo claramente establecidos con información de interés para determinados usuarios del modelo. Se asocia con material informativo, prácticas específicas, metas específicas o un área de proceso completa. Su propósito es ampliar el alcance del modelo o enfatizar algún aspecto en particular sobre su utilización. La forma en que se identifica es precisamente con la anotación "Addition" junto al elemento que extiende y sombreado el texto.


Podría confundirse con el área de proceso de Supplier Agreement Management (SAM) que para efectos de una evaluación, puede considerarse "no aplicable" y no afecta el logro del nivel de madurez. Esto no se considera una extensión porque es parte de los elementos propios del modelo. Aunque en ciertas condiciones puede que la organización no los utilice por las características de los proyectos o servicios que realiza.

Extensión en CMMI SVC

El modelo CMMI SVC establece el área de proceso de Service System Development (SSD) como una extensión del modelo.

SSD está relacionada con las prácticas necesarias para garantizar que se cuenta con lo que requiere para ofrecer el servicio. Los componentes del servicio tanto personas, consumibles, procesos y equipos son parte del sistema de servicio y deben estar listos durante la operación del servicio. 

Dada la amplia variedad de enfoques y tipos de servicios se considera una extensión del modelo para utilizar como referencia en los casos que se requiera. Ciertas organizaciones de servicio pueden requerir mayor detalle en las prácticas y se benefician más de las áreas de ingeniería de la constelación de CMMI DEV. En otro contexto las prácticas en SSD pueden ser excesivas en organizaciones que ofrecen servicios sencillos. Si este fuera el caso las prácticas descritas en la meta específica 2 de Service Delivery (SD) pueden ser suficientes.

En los casos que los servicios son ofrecidos por personas y dependen de los procesos que esas personas realizan se tiene que tomar especial cuidado en la interpretación y aplicación de las prácticas. En principio, el objetivo es mejorar los resultados del servicio y no afectar los resultados del negocio al intentar implementar un proceso más complejo que la ejecución del servicio en sí.