miércoles, 12 de septiembre de 2012

Siete hábitos Ágil

"La simplicidad, o el arte de maximizar la cantidad de trabajo no realizado, es esencial" Manifiesto Ágil
El manifiesto Ágil establece valores sobre los que se sustentan principios, metodologías, técnicas y las formas de desarrollo del software bajo este enfoque. Básicamente destaca la interacción entre los individuos,  la funcionalidad del software, la colaboración constante con el cliente y la adaptación a las condiciones cuando surgen los cambios.

El modelo CMMI integra elementos y material informativo que permite entender y aplicar sus prácticas al contexto Ágil. Pero es importante no perder de vista los elementos esenciales que constituyen la base de este enfoque.



Siete hábitos a considerar en el enfoque Agile
Don Kim en un artículo de Gantthead titulado "The 7 deadly sins of Agile" presenta ciertas prácticas a evitar cuando se habla de "agilidad". 

Los elementos que presentamos aquí son los hábitos esenciales para el éxito del proyecto Ágil:

  1. Retroalimentación temprana. Para obtener ahorro en tiempo la retroalimentación de los revisores es esencial tan pronto sea posible. Obtener su punto de vista a partir de los requisitos, las historias o diagramas definidos evita errores posteriores y tener que rehacer el trabajo avanzado.
  2. Adaptarse al cambio. La adaptación al cambio y necesidades que surgen durante el proceso de desarrollo son parte de la filosofía de la experiencia de conocimiento y el valor que se entrega con el producto, es fundamental considerar como parte del ciclo y eliminar las barreras que producen resistencia al cambio.
  3. Organización y priorización constante. Es importante revisar las tareas, requisitos y actividades para determinar el orden y prioridad frecuentemente para delimitar lo que tiene, debe o sería bueno considerar
  4. Interacción directa. La tentación de utilizar las facilidades de los medios de comunicación remotos no debe suplantar la interacción directa, es un apoyo pero no debe ser la base de la relación en el equipo y se debe aprovechar al máximo las oportunidades de contacto directo.
  5. Transparencia. Los problemas y situaciones deben ser visibles para todos, el éxito del equipo proactivo radica en la exposición natural a los problemas y la búsqueda de los medios para solucionarlos entre todos. 
  6. Aprendizaje constante. El éxito del proyecto radica en el aprendizaje y la experiencia de conocimiento compartido por el equipo. La documentación de las lecciones aprendidas durante el desarrollo del producto como parte del entendimiento de la solución es la base para el mejoramiento futuro.
  7. Entrega de un producto valioso para el cliente. El tiempo y esfuerzo empleado en la creación del producto debe ir orientado, y reforzado durante todo el ciclo, a la creación de valor hacia el cliente. Es vital que todos entiendan y apliquen este enfoque en sus tareas, actividades y entregables bajo el conocimiento de las necesidades de los interesados y los elementos que se consideran valiosos de la solución.

En muchos casos se tienen que romper paradigmas y cambiar los enfoques del desarrollo tradicional para los equipos de proyecto, pero bien aplicados el resultado vale la pena.