martes, 14 de agosto de 2012

Cuatro pasos sencillos para adoptar CMMI

Foto: mattbuck
La decisión de implantar un modelo, metodología o determinadas técnicas en una organización tiene implicaciones en la operación y resultados del negocio. Enfrentar el cambio y obtener los resultados que se esperan, requiere de una adecuada preparación y una efectiva proyección de las expectativas en cuanto a los beneficios a obtener. Las fases iniciales de este esfuerzo son vitales para poder alcanzar un buen resultado y evitar costosos cambios de dirección en la mitad del camino.

Existen recomendaciones muy sencillas para iniciar un proyecto de mejora, que por triviales muchas veces se pasan por alto. No se consideran aquí las etapas de definición, implantación y verificación de la solución. Los consejos que se presentan están orientados a la etapa inicial desde que se toma la decisión de que hay que cambiar las cosas y la definición del plan para llevar a cabo el cambio, con la decisión de aplicar prácticas del modelo CMMI.


Identificación del problema
La organización por medio del análisis de resultados de la operación y de los logros alcanzados o no, va a identificar el problema que se presenta. El incumplimiento de objetivos o metas, no alcanzar las cifras esperadas, pérdidas económicas importantes o la imposibilidad de crecer o cubrir el mercado deseado pueden ser indicadores de que algo no está funcionando.

Este análisis debe llevar a identificar el origen del problema, es importante llegar a determinar por qué se está presentando la situación. El problema está relacionado con:

  • la forma de trabajar (prácticas), 
  • tiene que ver con la capacidad de realizar las tareas (conocimientos, habilidades, recursos, herramientas), 
  • está relacionado con el control o supervisión (gestión, liderazgo, gobierno), 
  • es una cuestión comercial (cliente, industria, mercado), o 
  • se presenta internamente (organización, áreas, funciones y responsabilidades)

En todas estas situaciones CMMI no es un problema, es un medio que permite solucionar determinada problemática y es importante identificar cuál es. Si en este momento se especula como posible solución lo recomendable es que se acuda a expertos, se investigue información en el mercado o la industria sobre lo que implica y cómo puede resolver la situación. Pero no es el momento de evaluar el modelo, lo que se tiene que identificar es cuál es la razón realmente poderosa para decidir adoptar CMMI u otra posible solución porque lo que debe estar muy claro es que existe un problema (o varios)

Establecimiento de objetivos y beneficios esperados
Posiblemente se identifica el problema por el incumplimiento de los objetivos definidos o bien los objetivos y metas han cambiado y ahora se quieren alcanzar nuevos retos. La identificación y definición clara del "horizonte" para la empresa es esencial para encontrar una solución. Es momento de establecer una planificación estratégica con elementos claros de qué es lo que se quiere lograr y los posibles caminos que se pueden seguir.

El modelo CMMI no es un objetivo, contribuye a alcanzar determinados resultados contenidos en el alcance de las prácticas que define. Es importante saber a dónde se quiere llegar para ver si el modelo puede ayudarnos. Los objetivos deben plantearse en términos de la organización y los resultados estratégicos de su operación.

El nivel que se quiere alcanzar no debe ser un objetivo, a menos que sea el cliente o el mercado el que plantea ese nivel como objetivo. En este caso, no cumplirlo sería afectar económicamente a la organización y sacarla del mercado. Trabajar para alcanzar un nivel del modelo sin orientarlo hacia un objetivo concreto será una pérdida de tiempo y una decepción para la organización. Sería como enfocarse en obtener un título universitario sin pensar en desempeñarse profesionalmente, cuando la realidad es que el título es un medio para ser mejor profesionista.

Evaluación de la situación actual con respecto a la situación deseada
Una vez identificadas las razones o problemas para decidir hacer un cambio y alcanzar el punto al que se quiere llegar en la organización, es el momento de determinar qué es lo que falta para llegar a ese nivel. Es importante en este punto evaluar las posibles rutas y presentar un diagnóstico en términos de costo-beneficio de cuál o cuáles pueden ser las mejores alternativas.

En este punto es conveniente tener definido en qué forma puede ayudar el modelo a cubrir ese camino, cuál es la constelación que se puede considerar, las áreas de proceso o niveles a considerar, el alcance para la aplicación de las prácticas. Posiblemente si hay una certeza de que CMMI es una posible solución es conveniente en este punto tomar algún tipo de capacitación o tener la asesoría de un especialista en el tema.

Como resultado de la evaluación o diagnóstico se deben identificar un conjunto de oportunidades de mejora que serán la base de trabajo de los siguientes meses. Es importante como parte del proceso tener una visión integral de la organización y cubrir todos los puntos estratégicos identificados. CMMI posiblemente no presenta una solución para todos ellos, pero no es la excusa para no complementarse con otras alternativas.

Definición del plan táctico
Finalmente con las propuestas identificadas se establece un plan táctico para implantar las soluciones y cubrir la estratégia definida. Como parte de la planificación se deben considerar: objetivos, actividades, recursos humanos, materiales y económicos, responsabilidades, riesgos, capacitación, métricas, herramientas, mecanismos de comunicación y control, incentivos, hitos o puntos críticos, dependencias e implicaciones.

El plan debe considerar la solución a las problemáticas iniciales mediante:

  • la definición de prácticas, 
  • proporcionar conocimientos, habilidades, recursos, herramientas para aplicar las prácticas, 
  • establecer mecanismos de gestión, liderazgo y gobierno, 
  • considerar las implicaciones y restricciones para el cliente, industria y mercado, así como, 
  • determinar el impacto en la organización, áreas, funciones y responsabilidades.

El modelo CMMI como enfoque para la mejora establece prácticas que ayudan a establecer estas actividades y que deben ser combinadas con las diferentes estrategias dentro de la organización y establecer un frente común. Es importante crear un grupo o función con la responsabilidad de guiar y liderar estos esfuerzos, mantener claros los objetivos a alcanzar y cumplir la expectativas de la Organización, permitiendo que las soluciones presentadas por los diferentes grupos se integren dentro de la estrategia y se logren los resultados.

En resumen para lograr un cambio y mejora en los resultados es importante identificar la necesidad, determinar qué es lo que se quiere, analizar qué es lo que falta y con base en eso establecer un plan que debe dar resultados a partir de la solución para cubrir la necesidad de acuerdo con la problemática identificada.