miércoles, 4 de julio de 2012

Aprobación y compromiso

"Cuando te reclamen para un favor o un compromiso, infórmate, previamente, de qué se trata, no vaya a ser que no estés dispuesto a hacerlo, ya sea por incapacidad o falta de voluntad."
Aprobar es la acción de calificar, aceptar, dar por bueno o suficiente algo o a alguien. Un compromiso se refiere a una obligación contraída o convenio. La existencia de una aprobación no garantiza el compromiso. Una aprobación se puede hacer de forma unilateral, mientras que el compromiso se da, al menos, entre dos personas el que otorga y el que acepta. 


Diferentes prácticas en el modelo CMMI se refieren a la obtención y revisión de los compromisos, en particular en las áreas de proceso de REQM, PP, PMC e IPM en relación con los requisitos y planes. En ocasiones se confunde la existencia de una aprobación en lugar del compromiso, pero es vital el establecimiento del compromiso para alcanzar los objetivos.



Aprobación
Múltiples situaciones requieren la existencia de una aprobación para poder continuar o dar por  terminada una tarea u objetivo. Como parte de la aprobación se busca muchas veces la firma del que autoriza, aunque en ocasiones no es necesario o puede ser contraproducente. Hay que identificar un mecanismo efectivo y eficiente de acuerdo con lo que se requiere autorizar.


Diversas prácticas en CMMI consideran la existencia de una autorización en diferentes elementos:
  • Componentes de la línea base
  • Modelos, procesos, herramientas y reglas a utilizar
  • Planes, excepciones o desviaciones
  • Requisitos
  • Recursos para el proyecto
  • Alternativas de solución
Compromiso
Un compromiso generalmente se adopta sobre elementos aprobados o autorizados. Para existir como compromiso se debe establecer como una comunicación o acuerdo en dos sentidos. Debe ser documentado para garantizar que se cumpla y establecer claramente las responsabilidades tanto para los que lo implementan como para los que deben apoyar su cumplimiento. Todos los compromisos consideran los recursos requeridos y el calendario o cronograma para ejecutarlo.


Los compromisos deben ser asignados y negociados libremente. Los recursos que aceptan los compromisos deben tener la posibilidad y confianza para evaluar la capacidad para cumplir los compromisos e identificar y comunicar inmediatamente cuando no se pueden cubrir. La identificación de los interesados, internos y externos, es crítica para obtener los compromisos que se necesitan. Al mismo tiempo es importante identificar y evaluar los riesgos asociados con los compromisos y establecer los planes para minimizarlos.


La documentación y en su caso aceptación de los compromisos facilita la comunicación y adopción de la responsabilidad para el logro de los mismos. Los cambios a compromisos deben ser actualizados, comunicados y documentados. Esto se puede evidenciar de diversas formas, como resultado de los acuerdos de una reunión en las actas correspondientes, en correos electrónicos confirmando la aceptación de los mismos o bien en documentos firmados.


El establecimiento de los recursos y fechas comprometidas le da certeza a las partes de la capacidad de cumplir los compromisos, identificar el avance y eventuales desviaciones y alertar oportunamente el posible incumplimiento de los acuerdos definidos. La evaluación de estos elementos permite determinar los riesgos oportunamente y tomar acciones en concordancia. 


Aunque la existencia de los productos aprobados es importante para la implantación de ciertas prácticas, el establecimiento, seguimiento y control de los compromisos es fundamental para el logro de los resultados. Por ello es considerado a nivel de prácticas y metas en diferentes áreas de proceso y son fundamentales durante la implantación para mejorar los resultados en la organización.